Peregrinos de la Web - Peregrinos de la Web

L

a

N

o

v

e

l

a

TEMAS DEL CATECISMO

Los frutos del Espíritu Santo son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce:

Caridad.
Gozo.
Paz.
Paciencia.
Longanimidad.
Bondad.
Benignidad.
Mansedumbre.
Fe.
Modestia.
Continencia.
Castidad.


Faltas contra el Espíritu Santo:


Desesperar de la misericordia de Dios.
Presunción de salvarse sin ningún mérito.
La impugnación de la verdad conocida.
La envidia de los bienes espirituales del prójimo.
La obstinación en el pecado.
La impenitencia final.

COLOMBIA DICE SÍ

III. DONES Y FRUTOS DEL ESPÍRITU SANTO

"Santo Tomás nos invita a conocer mejor a Dios, en su Unidad, en su Trinidad, en sus obras.
Esta contemplación de la Trinidad bienaventurada, que será nuestra felicidad eterna, ¿no puede darnos ya desde ahora, en la fe y en el Espíritu Santo, un esbozo, un efluvio de lo que será esta felicidad?"
Monseñor Marcel Lefebvre

 

Siendo los DONES DEL ESPÍRITU SANTO, Inconmensurables gracias, algunos creen que basta con decir ¡Señor, Señor dame tus dones!, mientras no realizan esfuerzos en su vida diaria por obedecer a Dios y fortalecerse en lalucha diaria por el Evangelio.

La Palabra de Dios es completa y requiere de nosotros el uso de los talentos, para devolverlos el día de mañana AUMENTADOS por nuestro esfuerzo

CATECISMO DE LA IGLESIA CATOLICA

1830. La vida moral de los cristianos está sostenida por los dones del Espíritu Santo. Estos son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.

1831 Los siete dones del Espíritu Santo son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios. Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David (cf Is 11, 1-2). Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.

Tu espíritu bueno me guíe por una tierra llana (Sal 143,10).
Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios... Y, si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos de Cristo (Rm 8,14.17)

1832 Los frutos del Espíritu son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce: ‘caridad, gozo, paz, paciencia, longanimidad, bondad, benignidad, mansedumbre, fidelidad, modestia, continencia, castidad’ (Ga 5,22-23, vg.)

Don de Ciencia, es el don del Espíritu Santo que nos permite acceder al conocimiento. Es la luz invocada por el cristiano para sostener la fe del bautismo.

Don de Consejo, saber decidir con acierto, aconsejar a los otros fácilmente y en el momento necesario conforme a la voluntad de Dios.

Don de Fortaleza, es el don que el Espíritu Santo concede al fiel, ayuda en la perseverancia, es una fuerza sobrenatural.

Don de Inteligencia, es el del Espíritu Santo que nos lleva al camino de la contemplación, camino para acercarse a Dios.

Don de Piedad, el corazón del cristiano no debe ser ni frío ni indiferente. El calor en la fe y el cumplimiento del bien es el don de la piedad, que el Espíritu Santo derrama en las almas.

Don de Sabiduría, es concedido por el Espíritu Santo que nos permite apreciar lo que vemos, lo que presentimos de la obra divina.

Don de Temor, es el don que nos salva del orgullo, sabiendo que lo debemos todo a la misericordia divina.

Pertenecen en plenitud a Cristo, Hijo de David. Completan y llevan a su perfección las virtudes de quienes los reciben. Hacen a los fieles dóciles para obedecer con prontitud a las inspiraciones divinas.

CATÓLICOS: ¡Dios nos pedirá cuentas sobre nuestros actos ciudadanos! 

Quien apoya a cualquier candidato que contradice la Ley Divina, 

¡Carga con sus pecados!

 

vat

Necesita Instalar Flash Player para usar este reproductor
 

 

 

La Información Católica del Día AQUÍ...

Pentecostes

El Espíritu Santo en la vida del cristiano

"Recordemos que la obra de la santificación de las almas en esta vida, y el ejercicio de la caridad que se realiza por el cumplimiento de los mandamientos de amor contra el espíritu de la carne, el espíritu del mundo y del demonio, se atribuyen particularmente al Espíritu Santo, Espíritu de Amor. San Gregorio, en las lecciones de la fiesta de Pentecostés, expresa con elocuencia y energía este vínculo entre el amor de Dios y la observancia de los mandamientos, apoyándose en las palabras mismas de Nuestro Señor: “Si quis diligit me, sermonem meum servabit, et Pater meus diliget eum, et ad eum veniemus, et mansionem apud eum faciemus”; y en las de San Juan en sus Epístolas: “Qui dicit: Diligo Deum, et mandata eius non custodit, mendax est” .

Monseñor Marcel Lefebvre

¡Jesús, María, ayudadnos a cumplir esta petición del “Padrenuestro”: “Hágase Tu voluntad así en la tierra como en el cielo”, para que nuestras almas sean templo de la Santísima Trinidad, hoy y por toda la eternidad!… "

¿Quién es el demonio y los endemoniados?

ENLACES

PEREGRINOS DE LA WEB

RADIO ON LINE HUMANET

HUMANET COLOMBIA

LISTADO DE CD ROM Multimedia Interactivos de Humanet

AMOR DE PAREJA

¿Quieres Información sobre

Misioneros de la en la Web?

ESCRIBENOS A

Si YA TIENES TU USUARIO Y CONTRASEÑA del Grupo de Misioneros en la Web haz clic sobre el siguiente ICONO

Lea también en nuestro pasanoticias... las actuaciones que nos hacen preguntarnos muchas cosas sobre los frutos del CONCILIO VATICANO II

Pero las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia Católica y Apostólica.

 

 

sacerdote actuar de acuerdo con los preceptos del Evangelio